Día de la biblioteca, día del paraíso en la Tierra

La Ambición o la estructura del aforismo encadenado
9 noviembre, 2017
Presentación del libro La Firma de la Historia
15 noviembre, 2017

 

El pasado 24 de octubre celebrábamos el Día de la Biblioteca, que en esta ocasión estuvo dedicado al público infantil y juvenil. Precisamente es la Asociación Española de Amigos del Libro Infantil Y Juvenil quien promueve la celebración del Día de la Biblioteca en esta fecha concreta.

Desde 1997, se celebra este día con el apoyo del Ministerio de Cultura y recuerda el fatídico día de la destrucción de la Biblioteca de Sarajevo, incendiada en 1992 durante el conflicto de los Balcanes.

¿Y es que acaso no existe un lugar que represente mejor la paz entre los hombres que una biblioteca, donde coexiste la literatura de todas las partes del planeta, sin distinción de nacionalidades, credos o pensamientos?

¿Existe acaso un lugar donde podamos sentirnos más cómodos, relajados, seguros, tranquilos, mientras hacemos lo que queremos, leer un libro?

Para los lectores no hay mejor lugar, salvo en ocasiones, el propio hogar.

La biblioteca, un rincón para la mente y el alma

Para conmemorar este día tan especial, a nosotros que nos gustan tanto los lugares cálidos e íntimos para leer, hemos hecho una pequeña selección de bibliotecas del mundo que no por grandes son menos cálidas y bonitas, aquellas en las que nos gustaría pasar horas y horas repasando sus volúmenes o sentados leyendo en el silencio del ambiente tranquilo, sosegado y único que ofrecen las bibliotecas.

Comenzamos por la Biblioteca de la Basílica de San Francisco, en Lima, Perú. Situada en el centro histórico de Lima, alberga unos 25 mil volúmenes, entre los que se encuentran ediciones raras, incunables y Crónicas Franciscanas del siglo XV al XVIII, así como algunos tomos editados en las primeras épocas de la imprenta en Perú. Su decoración barroca es el escenario perfecto para comprender la trascendencia de su importantísimo fondo, que también consta de seis mil pergaminos.

Seguimos en esta ruta por bibliotecas visitando la Trinity College de Dublín, Irlanda, por ser una de las bibliotecas más fotografiadas del mundo por su bella estructura de planta y sobreplanta, completamente tapizadas de libros. La biblioteca de la Universidad de Dublín posee la mayor colección de libros y manuscritos del país que se reparten en ocho edificios distintos. El edificio de la Antigua Biblioteca, construido entre 1712 y 1732, tiene en la Long Room su sala más destacada, con 65 metros de longitud. El Libro de Kells, la joya de la biblioteca, contiene un texto en latín de los cuatro evangelios escritos con una caligrafía muy ornamentada, realizada con coloridos pigmentos.

La Biblioteca Vaticana, en la propia ciudad del Vaticano, es un auténtico misterio, pues se supone que está llena de libros prohibidos. Sea por lo que sea, bien que nos gustaría perdernos entre sus estantes para disfrutar de sus antiquísimos tomos y del arte pictórico que los enmarca. Es una de las más antiguas bibliotecas del mundo y custodia una importantísima colección de textos históricos, entre los que destaca Codex Vaticanus (Códice Vaticano 1209), uno de los más antiguos manuscritos griegos de la Biblia, que se encuentra allí al menos desde el siglo XV. Está situada en las dependencias de los Museos Vaticanos, ricamente ornamentada, y alberga también el Museo Sacro, con objetos de arte medieval. Actualmente, la Biblioteca Vaticana tiene digitalizado todo su fondo.

Por su belleza barroca, la Biblioteca Nacional de Praga bien merece unas lecturas y es que, desde hace más de dos siglos, el magnífico complejo del Clementinum, situado a orillas del río Moldava, alberga la Biblioteca Nacional. Una maravilla barroca con un fondo impresionante, todo ello tamizado por la luz blanquecina de la sala y la sensación de estar en un lugar donde el saber está por encima de todo.

Si somos unos apasionados de la literatura francesa, estamos obligados a parar en la monumental Biblioteca Nacional de Francia, fundada en 1792 y que está ubicada cerca del centro de París, junto al Sena. Alberga más de 13 millones de volúmenes y cumple el objetivo de almacenar, mantener y dar a conocer el patrimonio cultural escrito de Francia. La sala oval que aparece en la imagen es obra de Pascal y fue construida en 1932.

Si no queremos salir de España, podemos entrar y dejarnos deslumbrar por la belleza de la Biblioteca del Escorial, combinando su estilo arquitectónico con las pinturas que la decoran. El Monasterio del Escorial de Madrid alberga en su Real Biblioteca de estilo renacentista una gran cantidad de volúmenes que destaca por la variedad de lenguas. El Salón Principal o de los Frescos —por las pinturas que decoran el techo y las cornisas—, mide 54 metros de largo y su estructura está inspirada en la Biblioteca Laurenziana que diseñó Miguel Ángel, en Florencia.

Como último ejemplo homenajeamos a las bibliotecas que fueron incendiadas por la necedad del hombre, tal y como comenzábamos este artículo. En este caso con una moderna propuesta, pero con antiquísimas raíces. En 1987 se inició el proyecto de construir una nueva biblioteca para recuperar la esencia y la ubicación de la gran Biblioteca de Alejandría, desaparecida 1600 años atrás. El edificio fue diseñado por el estudio de arquitectura noruego Snøhetta AS, un enorme cilindro de cemento, cristal y granito, realizado con materiales traídos desde Asuán para la fachada, dispuesta con bajorrelieves caligráficos de la mayoría de las lenguas del mundo. La nueva biblioteca está situada en el malecón de Alejandría, cerca del lugar donde se supone que se encontraba la antigua.

En cualquier caso, somos nosotros quienes tenemos la oportunidad de visitar estas o cualquier otra biblioteca del mundo, incluyendo las de nuestra localidad y, por supuesto, creando una propia y particular en nuestro propio hogar.

Terminamos con un brindis lector, entrechocando un buen par de libros y deseando larga vida a estos templos de la cultura y el saber.

En otra ocasión hablaremos de cómo renace una ciudad como Medellín (Colombia) gracias a su espléndida red de Parques Bibliotecas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR